Las semis eran los cuartos: el FC Barcelona arrasa al Puente Genil

Después de pasarlo mal contra el Recoletas Atlético Valladolid el viernes, los catalanes se pasean ante el Ángel Ximénez Puente Genil (36-27). Sin necesidad de poner la sexta velocidad, el partido se quedó pronto sin historia, con un Valero Rivera estelar. Este domingo los azulgranas se jugarán la revalida del título de Copa ante el Logroño La Rioja, que venció in extremis a Abanca Ademar León.

La lógica de las competiciones por eliminatorias dicta que, según vayas avanzando rondas, más complicado será vencer a tus rivales. Esa dinámica no se ha cumplido, sin embargo, en esta Copa del Rey para el FC Barcelona Lassa. Y es que los de Pasqui derrotaron sin mayores contratiempos -úsese ese término dentro de lo que es el contexto de un partido de élite nacional- al Ángel Xíménez Puente Genil.

La medida en que habrá afectado a ambos los partidos de cuartos los sabrán de manera más exacta los protagonistas. Si el Barça, por sufrir contra Valladolid, salió más metido este sábado; si los andaluces, tras el gran esfuerzo para derrotar en penaltis al Granollers, llegaron sin fuelle al partido de semis. Sea como fuere, la emoción duró (realmente) hasta el descanso, cuando los barceloneses se marcharon tres arriba.

En esos últimos segundos de la primera mitad los cordobeses tuvieron opción de ponerse a uno. Sin embargo, erraron el ataque y la contra la aprovechó Ariño para poner el 19-16 en el electrónico. Con anterioridad, un inspirado conjunto blaugrana en labores ofensivas, en especial un Valero Rivera que hizo seis goles en 30 minutos, fue suficiente para ir marcando terreno.

Encuentro cerrado

La segunda mitad no fue más que la crónica de una muerte anunciada o, si lo prefieren, de una victoria esperada. La distancia fue creciendo hasta llegar en algunos momentos hasta los 10 de ventaja (29-19 en el minuto 45). Esos quince minutos finales, o incluso algunos más anteriores, fueron tanto de disfrute como de amargura para unos y otros: el Barça ya estaba clasificado y no le era hacer más necesario hacer más sangre; el Puente Genil se sabía sin opciones de remontar pero, al final, estaban en toda unas semifinales de Copa.

El intercambio de goles final dejó a Valero con nueve goles y a Ristovski, que jugó la segunda mitad, con un 45% de acierto. El marcador reflejó un 36-27 final y el Barça de balonmano, como el de fútbol, buscará el Doblete para olvidar las heridas europeas. La Copa no es la Champions, pero un título siempre sabe bien.

Texto: Álvaro Díaz (@AlvaroDiaz_87)

Foto: Asobal.es

Comentarios de Facebook

Publica un comentario